En busca del Rey

Una invitación a comenzar un viaje con Cristo que transformará tu vida.

Primero que todo el término “magos” se traduce mejor como “sabios” tal como figura en la biblia en inglés, ya que el Señor prohíbe la magia. De acuerdo con la conclusión a la cual llegamos hace un tiempo nuestro Salvador Yeshua nació para la fiesta de Sukot o Tabernáculos, entre los meses de Septiembre y Octubre y no en Diciembre, y por esta razón la llegada de los hombres sabios a rendirle homenaje debió suceder para ese tiempo. Si ellos en efecto llegaron para esa fecha, entonces su partida desde el Oriente, lugar que hoy en día corresponde a Irak, a 1500 millas de distancia, debió suceder alrededor del mes de Diciembre, debido al largo trayecto y a que su viaje fue al paso de los camellos.

Hay un acontecimiento astronómico ocurrido en el año 6 AC que nos indica que en efecto ellos partieron para esa fecha. Es la conjunción o alineamiento de los planetas Júpiter y Saturno con la estrella Régulus en la constelación de Leo. En el mes de Diciembre la constelación de Leo aparece en el Oeste poco antes de que salga el sol. Esta constelación tiene una estrella muy brillante llamada Régulus, cuyo significado es “El príncipe, o pequeño rey”. Por una revelación divina ellos sabían que cuando esta estrella brillara más de lo acostumbrado indicaría que el rey de los judíos había nacido.

Pero, ¿Por qué el nacimiento delmesías debía estar indicado por una estrella?
Porque había una profecía pronunciada por Balaam en Num. 23:14 donde aparecen las expresiones “saldrá estrella” y “cetro de Israel” significando que el nacimiento del rey de Israel seria anunciado por una estrella.

Y ¿Por qué esta debía de estar en la constelación de Leo y no en alguna de las 79 restantes?
Porque según la palabra pronunciada por Jacob sobre sus hijos en Num. 49:9, el define que el león es el símbolo de su hijo Judá, y hay una sola constelación cuya figura es el león que ataca a la serpiente (constelación de leo).

Pero la conjunción o lineamiento de los planetas Júpiter y Saturno sobre Régulus duro poco tiempo, no más de unas cuantas horas. Esto indica que este inusitado brillo fue una señal para que ellos conocieran sobre el nacimiento del Rey y una vez conocido iniciaran su largo viaje de varios meses de duración, llegando a Jerusalén por el mes de Septiembre. Una vez llegados allí preguntaron donde debería nacer el niño a lo cual los escribas respondieron que en Betlejem (Belén) porque así estaba escrito
por el profeta Miqueas (Mateo 2:5-6). Lo interesante es que Bet-lejem queda al sur de Jerusalén a una distancia de 6 millas, y no al Oeste según la dirección que ellos traían.

Aquí hay un hecho maravilloso y es que en el mes de Septiembre aparece en la dirección Sur de Jerusalén la estrella más brillante que tiene el firmamento, la estrella llamada Syrius cuyo nombre significa “el príncipe”.

Es la raíz de la palabra “sir” en Inglés. Esta estrella está en una constelación llamada Cannis Majoris que en las cartas astronómicas actuales aparece con la figura de un perro, pero según las cartas más antiguas su figura era la de un príncipe, y la estrella Syrius esta exactamente en su hombro. Con esto se cumple otro verso de la escritura, el de Isaías 11:1:

“Porque un niño no es nacido, y un hijo nos es dado, y el “principado” sobre su HOMBRO…”

Tiene entonces sentido que coincidencialmente para la época de navidad como símbolo se coloque una
estrella en la cúspide de un árbol lleno de luces, lo que vendría a simbolizar el resplandor de esa estrella que como explicamos antes, apareció en la época de Diciembre, que a la vez coincide con la fiesta de Januka que según los cálculos es la fiesta para la cual el niño Yeshua tuvo que haber sido engendrado, para que su nacimiento se diera para el mes de Septiembre. En diciembre estaríamos celebrando entonces no el nacimiento de Yeshua sino su concepción.

El cuadro entonces queda completo de la siguiente manera: Yeshua es engendrado en Januka (por eso las luces de diciembre ya que Januka es en ese mes), nace para la fiesta de Tabernáculos (meses de septiembre-octubre), muere en Pascua (entre abril y marzo), resucita en Primicias, envía su Espíritu en Pentecostés, arrebata a su iglesia para la fiesta de las Trompetas, y viene con gran poder y gloria para la fiesta de Yom Kipur. Permite que Cristo ilumine tu corazón.