Hay un Tiempo para Todo

Hay una temporada para todo, un tiempo para
cada actividad bajo el cielo.

La sabiduría de Salomón escrita en el libro de Eclesiastés, es tan natural que resulta sorprendente leer la inspiración del Espíritu Santo en las palabras de este rey…, “todo tiene su tiempo”: se lee de manera simple; pero esta afirmación puede llegar a convertirse en un reto para el ser humano. Entender que hay personas que se van de tu vida, aceptar que otras llegan, que las cosas no siempre salen como queremos, que cambian, son el resumen de la vida humana y es a lo que nos enfrentamos día a día.

La vida es un ciclo que NUNCA se detiene, cuesta amoldarse y requiere de Fortaleza y sabiduría para; sobrevivir a la carrera. Mientras tanto crecemos y a su vez podemos darnos la mano unos a otros con la esperanza de hacer el viaje fácil y el final satisfactorio.Como conclusión Eclesiastés nos enseña que Dios tiene el control de todo, es por esto que en el versículo siguiente se nos habla de los dos acontecimientos más importantes en la vida humana, eventos que están fuera del control del ser humano. “Un tiempo para nacer y un tiempo para morir” (V2) estos dos, junto a otros menos importantes, no dependen del hombre, más bien dependen de la voluntad de Dios, más sin embargo esto no lo hace menos complicado, pero si nos enseña cómo lo dijo Jesús:

“Separados de Mi nada podéis Hacer” a Juan 15:5

Dios creo la eternidad en el corazón del hombre, todos y cada uno tenemos un vacío en el corazón que solo Dios puede llenar.

Él está cerca de nosotros, nos llama todos los días, solo tenemos que descubrirlo. Él ya nos encontró al morir en la cruz, nos rescató del pecado y del diablo, sin Dios el viaje es pesado, amargo y arduo; necesitamos de Él para caminar día a día por que sin Él todo es muy complicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí