Nuevos Hallazgos

0
37

Los artefactos incluían un anillo muy especial. Se trata de una pieza octogonal de oro con una gema verde engarzada y grabada con la imagen de un joven pastor con túnica, con un carnero u oveja en sus hombros.

Se trata de un motivo presente en toda la Biblia; en el Antiguo Testamento, Isaías 40:11 dice:

“Cuida su rebaño como un pastor: recoge los corderos en sus brazos y los lleva cerca de su corazón”.

La imagen es también una de las primeras y más antiguas utilizadas en el cristianismo para simbolizar a Jesús como pastor compasivo de la humanidad.

Jesús incluso se llamó a sí mismo pastor:

“Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10:11).

El anillo fue descubierto cerca del puerto de Cesarea, un lugar de gran importancia en la tradición cristiana, ya que fue uno de los primeros centros del cristianismo y albergó una de las primeras comunidades cristianas. Al principio, solo los judíos pertenecían a esta comunidad y fue aquí donde el apóstol Pedro bautizó al centurión romano Cornelio en Hechos 10.

“En aquella época, el cristianismo vivía aún sus inicios, pero era muy evidente que se estaba desarrollando, sobre todo en ciudades mixtas como Cesárea”, explicó la experta en objetos antiguos de la AIA, Helena Sokolov.

Otros objetos de valor que se encontraron fueron cientos de monedas romanas de plata y bronce de mediados del siglo III de nuestra era y unas 560 monedas de plata del periodo mameluco del siglo XIV. También se encontraron una estatuilla de bronce con forma de águila, símbolo del dominio romano, y una estatuilla de un pantomimus romano con una máscara cómica.

Los restos sumergidos también incluían raros efectos personales de los náufragos. Entre ellos había una hermosa gema roja con la talla de una lira. Según 1 Samuel 16:23, el rey David tocaba su arpa para Saúl: “Cuando el espíritu de Dios se apoderaba de Saúl, David tomaba su lira y tocaba. Entonces llegaba el alivio a Saúl; se sentía mejor, y el espíritu maligno lo dejaba”.

Según Eli Eskozido, Director de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “las costas de Israel son ricas en vestigios y hallazgos que constituyen bienes del patrimonio cultural nacional e internacional de inmensa importancia. Son extremadamente vulnerables, por lo que la Autoridad de Antigüedades de Israel realiza exploraciones submarinas para localizar, monitorear y salvar cualquier antigüedad”.

FuenteProtestante Digital
Artículo anteriorLa Huella Psicológica de la Pandemia en los Niños
Artículo siguienteEl Dolor y la Preocupación