Inicio Hombres ¡Papá: Este es tu Tiempo!

¡Papá: Este es tu Tiempo!

La tarea de un padre es ardua y los tiempos difíciles, pero para los que estamos en Cristo, nuestro trabajo como padres no será imposible. Creo fielmente en la importancia de la presencia de un padre en el hogar, Papá es aquel que alimenta, sostiene, soporta, es fundador y protector de la familia. Sin embargo, papá ha estado ausente en el hogar.

Nuestra masculinidad está íntimamente relacionada con la capacidad de actuar, de hacer lo que se supone que debemos hacer. No tiene nada que ver con lo que es “culturalmente masculino”. El hombre, está llamado a liderar, proteger y proveer, sin embargo, desde Adán hemos sido pasivos. Veamos la historia. en Génesis 2:15-17, antes de que Eva fuera creada, el hombre ya tenía deberes y límites. Luego en el capítulo 3, vemos que la serpiente plantó la duda en Eva y ella confundida le añade a la Palabra de Dios y toma una posición que no le pertenece, por eso satanás se aprovecha y tuerce la verdad y la engaña. Por eso Eva come del fruto y desobedece, pero; ¿dónde estaba Adán? se preguntan muchos.

Lamento decirles que Adán estaba con ella, y teniendo la oportunidad para enseñarle a su esposa (y luego a sus hijos) a depender y confiar en Dios, no lo hizo, sino que termino siendo pasivo. Luego, en el versículo 12, vemos a Adán culpando a la mujer. Lo cual se transmitió a sus hijos (Genesis 4).

Mi intención a través de estas líneas no es acusarles sino acudir a la conciencia con el fin de que ese espíritu de valentía, poder, amor y dominio propio que Dios nos ha dado se active en ti (2 Timoteo 1:7). La pasividad no tiene nada que ver con la personalidad del hombre, tiene que ver con un espíritu quebrantado, una vida espiritual sin entrenamiento.

Hemos sido llamados a liderar, proteger y proveer, y no podemos ser pasivos al respecto, tenemos mucho que perder si no lo hacemos. Podemos liderar sin ser dominantes o machistas, hemos sido llamados a amar a nuestras esposas, a nuestros hijos, pero también a protegerlos del mal que nos asecha.

En el nombre de Jesús se levantan hombres libres del espíritu de pasividad. Oro para que la osadía, valentía, y el poder de Dios sea activo en cada persona que me lee, y que sean llenos del Espíritu Santo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí