¿Por qué los Anuncios de Robots nos Asustan?

0
22

Es posible que hayas notado una tendencia reciente en los comerciales: robots. Fue un tema notable entre los anuncios del Super Bowl este año. Desde el RoboChild de Intuit hasta el robopocalypse de SimpliSafe, estos anuncios juegan con temores crecientes sobre la tecnología y el aumento de la inteligencia artificial: temores de perder empleos, sentirse inseguros, ser engañados o ser golpeados en los deportes (como en el anuncio de Super Bowl de Michelob). Los temores sobre el futuro tecnológico no son nada nuevo, y revelan más sobre nosotros que lo que podría deparar el futuro. Creo que muchos de estos temores provienen de una comprensión errónea de la naturaleza humana y lo que significa ser portadores de la imagen de Dios en este mundo roto.

¿Cuál es su valor?

Las Escrituras nos dicen que Dios creó a los humanos a su imagen, dándonos la responsabilidad de ser sus representantes en la tierra (Gen 1: 26–28). Nada más en la creación se hizo como nosotros, y nada podrá jamás quitarnos la imagen única de Dios. Aunque Dios hizo ciertas partes de la creación más fuertes, más rápidas y más ágiles que la humanidad, no hizo nada tan valioso y significativo.

La singularidad humana no se basa en el hecho de que tenemos el mayor razonamiento o intelecto, porque ¿qué diría eso de nuestros hermanos y hermanas con discapacidades mentales y físicas? ¿Es alguien menos humano porque no tiene la capacidad mental de otro? ¿Y qué pasaría si la IA finalmente gana mayor razonamiento y capacidad intelectual que los humanos? ¿Eso haría a los robots más humanos que los humanos? No.

Entendiendo mal nuestro papel

La tecnología puede ser una maravilla, una muestra impresionante del brillo creativo de la humanidad. Pero también puede ser un horror, como lo atestiguan los anuncios de robots espeluznantes, películas de ciencia ficción y programas como Black Mirror. La tecnología puede usarse de manera que dignifique a las personas; pero debido a que vivimos en un mundo caído, también puede degradar y engañar. Por ejemplo: Amazon simplemente desechó un sistema de IA que demostró un sesgo en contra de las mujeres en las recomendaciones de contratación. IA también permite la creación de errores profundos, donde alguien puede parecer decir y hacer cosas que nunca hizo. Y estos son solo dos de los muchos ejemplos.

Debido a que estamos llamados a amar a nuestros vecinos, los cristianos deben participar en la conversación sobre cómo se está utilizando la tecnología para bien y para mal, específicamente en el área emergente de la IA. Los cristianos se han enfocado correctamente en aspectos peligrosos de la tecnología como la pornografía en línea y el tiempo de pantalla excesivo. Pero a menudo nos perdemos las formas más sutiles en que la tecnología está redefiniendo lo que significa el ser humano, y cómo AI específicamente está planteando cuestiones teológicas, éticas y antropológicas urgentes.

Los cristianos no necesitamos convertirnos en expertos de inteligencia artificial, pero tenemos la obligación de que nuestro prójimo y que en nuestras iglesias se aprenda cómo la tecnología está afectando (y afectará) a los que amamos.

La humanidad redefinida

Para muchos en el campo de la IA, no somos nada más que sofisticados “algoritmos orgánicos” o sistemas informáticos hiper-avanzados, con nuestros cuerpos como el hardware y nuestra mente el software. A Elon Musk le preocupa cómo podremos mejorar a los humanos para estar al día con las máquinas. Ray Kurzweil sueña con cargar nuestras mentes a las computadoras para que podamos vivir para siempre. Como creyentes, debemos involucrar estas ideas peligrosas y nihilistas del futuro con la verdad inmutable del evangelio.

Los empleos se perderán, interactuarás diariamente con la IA en algún momento de tu futuro trabajo, incluso puede que un robot te despierte un día pronto, pero independientemente de cuán avanzada pueda llegar a ser la IA, Dios creó a los humanos de manera única para ejercer el dominio sobre el mundo, dirigiéndolo como sus representantes insustituibles.

Los cristianos no deben temer a la tecnología; solo necesitamos acercarnos sabiamente. Dios nos diseñó para crear y aprovechar la tecnología de manera que lo honremos y dignifiquemos a nuestros vecinos. Ahora más que nunca, los cristianos deben comprometernos con esa tarea.

Editado por Ricardo Carreño
IA ( Inteligencia Artificial )

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario !
Por favor escriba su nombre aqui